¿Tu edificio hace agua?

¿En primavera te vistes con abrigo y al salir a la calle descubres que hacía un día precioso?

¿En otoño pasas un calor que te mueres dentro de casa aunque fuera esté un poco más fresquito?

No hay una solución única, ni una que sea simplemente «la mejor». Dependerá de lo que necesites porque para aislar la fachada de tu vivienda o de tu bloque de pisos tienes múltiples opciones. Elegir una u otra dependerá de las condiciones de tu vivienda o bloque. Así que vamos a ver qué aislamientos de fachadas existen y cuándo recurrir a ellos.

¿Qué tipos de aislamiento para fachadas existen?

Para aislar fachadas, disponemos de los siguientes sistemas:

  1. Aislamiento térmico interior: El aislamiento térmico interior se utiliza en aquellos casos en los que no se puede acceder a la fachada desde el lado exterior (por ejemplo, por motivos de patrimonio histórico o porque la comunidad de vecinos no lo permite). Es la opción menos eficiente, porque se pierde superficie útil para aplicar el aislamiento.
  2. Aislamiento de fachada por inyección: En el caso de que no sea posible rehabilitar la fachada, se puede optar por la inyección de algún aislante en las cámaras de aire de su interior. Este sistema es barato, pero el aislamiento resultante no es homogéneo y tiene algunos otros problemas, por lo que no se recomienda como opción principal.
  3. Sistema SATE: El Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) es uno de los mejores sistemas de aislamiento, puesto que elimina puentes térmicos y elimina problemas de condensación, siendo, además, un excelente aislante acústico. Permite maximizar la superficie útil y permite aislar térmica y acústicamente al mismo tiempo que protege de las inclemencias meteorológicas.
  4. Aislamiento térmico exterior con fachada ventilada: Esta última opción es similar a la SATE, pero supone un problema adicional porque el grosor final de la fachada es mayor y, además, es ligeramente más caro. No obstante, si se va a reformar toda una fachada, puede ser una gran opción, porque permite realizar instalaciones adicionales entre el aislante y al cámara.

¿Cómo elijo el aislamiento más adecuado para mi caso particular?

No es necesario que seas tú quien decida qué sistema de aislamiento utilizar. Lo mejor es que te pongas en manos de profesionales como nosotros, nos indiques cuál es tu situación y realicemos un estudio en profundidad de la situación de la vivienda.

De esta forma, sabremos cuál es el aislamiento que mejor se adapta a tu fachada. Ya lo ves: Existen muchas opciones en lo que a aislamiento de fachadas se refiere, pero cada una está pensada para un caso concreto. Si tienes dudas, contáctanos y te ayudaremos a elegir la mejor para ti.