Una de las dudas más habituales entre nuestros clientes es si es viable el aislamiento de casas ya edificadas. Naturalmente, es posible, pero tendrás que optar por aislamientos específicos para este tipo de casos. Vamos a ver todo lo necesario a continuación.

¿Es posible aislar una casa ya construida?

Por supuesto. Naturalmente, es un trabajo que requiere de un estudio previo para entender cuáles son las necesidades de la vivienda, qué tipos de aislamiento hay que utilizar, y dónde se pueden aplicar o no. Pero toda vivienda se puede aislar.

Este estudio permitirá entender cómo es su estructura y su construcción, y dónde hay que aislar para conseguir los mejores resultados, atendiendo a la situación de la vivienda (no es lo mismo un chalé a pie de playa en Málaga que un piso en León).

¿Cómo podemos aislar las paredes y los techos?

Generalmente, en una vivienda ya construida, a nivel exterior solo se pueden aislar los techos y, en ocasiones, las paredes exteriores. Pero lo normal es que se trabaje en el aislamiento interior. Lógicamente, esta dificultad para aislar el exterior se agrava en un bloque de pisos (debería ser la comunidad la que aísle el exterior).

En lo que a las paredes se refiere, se suele recurrir al aislamiento por insuflado. Este tipo de aislamiento hace uso de espuma de poliuretano o fibra de celulosa para rellenar las cámaras de aire que haya en los muros.

Evidentemente, para ello es necesario que las paredes tengan huecos de aire. Pero no te preocupes: Es algo que se averigua durante el estudio previo y, además, la inmensa mayoría de las viviendas tienen este tipo de huecos en paredes y techos.

Atención a las ventanas y las puertas

Pero las paredes y el techo no son la única parte de la vivienda por donde pueden colarse el ruido y el calor o el frío. De hecho, lo más habitual es que no se cuelen por ahí, sino por las ventanas y puertas. Es por ello que conviene prestarles atención y tratar de instalar aquellas que permitan hacer de la vivienda un lugar estanco y sellado.

En cuanto a las ventanas, hay que elegirlas con doble acristalamiento y rotura del puente térmico (esto nos aislará térmica y acústicamente). En cuanto a las puertas, especialmente la de la entrada, también hay que tratar de colocar una que permita un cerramiento estanco, para evitar que se pierda el calor o el frescor por las rendijas (frecuentes en las puertas antiguas).

Así que ya lo ves: El aislamiento de casas no supone un problema siempre y cuando acudas a profesionales que utilicen el aislamiento adecuado para ese caso después de haber hecho un estudio de la situación. Si tienes más dudas al respecto, contáctanos y te asesoraremos sin compromiso.